SUS 5 POTENCIALES GENÉTICOS

 

El sistema Biodanza tiene la capacidad para despertar o estimular 5 potenciales que Rolando Toro asume como potenciales genéticos y que han quedado oprimidos, asfixiados y/o aplastados por una cultura anti vida dentro de una civilización enferma. Estos potenciales son los siguientes:

 

VITALIDAD:

 

Se refiere a nuestro nivel de energía vital que nos lleva a acometer con ganas y voluntad cada día. El deseo genuino de levantarnos y salir al desarrollo de nuestros proyectos con energía, con ímpetu vital . Nos conecta con la alegría de estar VIVOS. La vitalidad también nos lleva a despertar el mecanismo biológico de la autorregulación, de manera que se pueda pasar de la actividad al reposo y viceversa, encontrando espacios orgánicos de restauración de la energía vital con frecuencia. Se renuncia de forma espontánea a la necesidad mecánica y adictiva de trabajar, malentendiendo la vitalidad como jornadas interminables de trabajo que no generan más que una autoexplotación inconsciente..

 

SEXUALIDAD:

 

Este potencial se refiere al despertar de la capacidad natural de conectar con el gozo y el placer simplemente de estar VIVOS, a través del puente que representan los 5 sentidos con el mundo externo. Despertar la conciencia de los pequeños placeres de la vida, tales como el placer de comer, de bañarnos, de dormir con placidez, de contemplar, de escuchar, de acariciar y ser acariciados. Este potencial trasciende la genitalidad y entiende la sexualidad como todo aquello que nos hace vibrar y reconocer que estamos vivos a través de nuestros sentidos. Nos ayuda a redescubrir nuestras preferencias, aquello que nos gusta y que queremos, dándole con ello un mayor sentido a nuestra experiencia de vida presente.

 

CREATIVIDAD:

 

Este potencial alude a la capacidad que tenemos de innovar, de salir de patrones mecánicos y estereotipados establecidos por la sociedad. La creatividad como potencial genético, nos lleva a lograr la libertad de atrevernos a expresar quiénes somos. Despertar la expresión de nosotros mismos, como el mayor acto creativo. Explorar nuestras posibilidades y ampliar nuestros límites. Es una creatividad de carácter existencial, a través de la cuál podemos redefinir nuestra vocación y hacer de nuestra propia vida, una obra de arte.

 

AFECTIVIDAD:

 

Este potencial representa el potencial medular que estimula el sistema Biodanza, al ser un sistema de reeducación afectiva. Ante una sociedad cuya afectividad está enferma al punto de encontrarnos con un analbabetismo afectivo en tantos espacios de las instituciones y las familias, el sistema Biodanza centra su labor pedagógica y terapéutica en el restablecimiento de vínculos afectivos sanos. Primeramente con nosotros mismos. Luego restaurando también el vínculo con otros seres humanos de nuestro círculo más íntimo y extendido; y finalmente abriéndonos a la posibilidad de vincularnos con todo lo viviente desde una percepción de lo sagrado hacia nosotros, hacia los otros y hacia el Todo. La reeducación afectiva que se despliega a través del trabajo progresivo que semana a semana se va logrando con el sistema Biodanza, nos permite la vivencia de una nueva vida, con sentido y plenitud.

 

TRASCENDENCIA:

 

Este es el potencial más complejo y dinámico que despierta el sistema Biodanza, pues estimula la expansión de nuestra conciencia ética. Promueve la disolución progresiva de nuestro ego y de la extrema defensa del yo, para ampliar los horizontes de nuestra consciencia. Al trascender progresivamente los límites de nuestro ego, nos reconocernos parte de todo lo viviente con profunda sacralidad. El amor deja de ser un sentimiento ocasional y se transforma en un estado de consciencia que despierta una ética humana afectiva muy sensible. La Trascendencia como potencial, nos ayuda a encontrar nuestro lugar en este mundo.

 

Movimiento Biodanza – Copyright © 2015 Asesores YMT